Cómo ser paciente

Como trabajar la paciencia sin perder el control

Dicen que la paciencia es amarga, pero sus frutos son dulces y creo que hay mucha razón y lógica en esto. Personalmente creo que no es tan fácil ser una persona paciente porque es una de aquellas cosas que debes aprender con vivencias o  por medio de situaciones difíciles.

La paciencia es la capacidad que tenemos de tolerar o soportar una determinada situación o la capacidad de esperar algo o a alguien manteniendo la calma.

Cómo ser una persona tranquila y paciente

Desde que nacemos necesitamos tener paciencia, en todas las áreas de nuestra vida; desde cosas tan sencillas como esperar en una cola del banco hasta soportar la recuperación de una enfermedad. Cada vivencia en nuestras vidas nos enseñan a aumentar nuestra paciencia; solo falta que nosotros estemos dispuestos a aprender.

Conozco muchas personas a mí alrededor que son muy pacientes, tanto que me dejan sorprendida pero también conozco otras que no tienen ni un gramo de paciencia y parece que no entendieran las lecciones de la vida. Otra cosa que puede suceder es que tengas paciencia para unas cosas y para otras no, pero eso dependerá del aprendizaje de tus experiencias pasadas y de la capacidad que tengas de poner en práctica lo aprendido.

Controlar la impaciencia

Las personas impacientes son inquietas, intranquilas agitadas, desesperadas y no solo se afectan ellos sino que afectan a los que están a su alrededor. Si no tienes paciencia en tu vida lamentablemente sufrirás de ansiedad, impotencia y frustración. Tarde o temprano te volverás una persona amargada y nadie querrá estar a tu lado.

En cambio tener paciencia tiene muchos beneficios; te ayuda a apreciar más momentos positivos, tendrás estabilidad emocional, mejorara tu salud general, tomarás mejores decisiones, tendrás más amigos, alcanzaras más metas y tendrás menos estrés y más felicidad.

Cómo trabajar la paciencia en adultos – entrenar la paciencia

Para cultivar tu paciencia te recomiendo: confiar en que todo, sea bueno o malo, tiene una razón, aprende a valorar  y a justificar a los otros seres humanos, cultiva los pensamientos positivos sobre todo lo que te suceda y trata de dejar a un lado el temor de no tener lo que quieres.

La paciencia se conquista con mucha disciplina, dedicación y repetición. Si estás en una cola interminable conoce personas, si estás atascado en el trafico aprovecha de organizar tus objetivos, si tardan en darte una respuesta piensa que quizás hay otras mejores opciones, pero lo más importante; aprende a desechar lo malo de las cosas y a disfrutar las cosas buenas de la vida.

Aprender a ser paciente en el amor

Si quieres intentar ser más paciente con tu pareja, aquí te dejamos 5 consejos rápidos y muy eficaces:

  1. DETECTA y conoce qué situaciones y comportamientos CONCRETOS te hacen perder la paciencia con tu compañero o compañera
  2. ANALIZA si realmente está justificada tu reacción o corresponde a una sobre-reacción injustificada
  3. RECONOCE cuando se vuelva a producir alguno de estos comportamientos y ejerce autocontrol sobre tus emociones. Tranquilízate. Respira hondo. Evade tu mente
  4. HABLA con tu pareja, exponle de forma objetiva qué aspectos te hacen perder la paciencia, sin culpabilizar, buscando una solución común
  5. NEGOCIA ¡Llega a un acuerdo!, seguro que hay muchas formas de enderezar la situación con tu pareja. ¡Seamos creativos!

Tener paciencia en el trabajo

El ámbito laboral es una de las mayores fuentes de estrés en nuestra vida cotidiana. Se hace de esta forma indispensable saber cultivar la paciencia en nuestro entorno de trabajo. Aquí van unos consejos muy útiles:

  1. Prepárate mentalmente. Prepara tu día. Medita. Hazte fuerte antes de empezar… planifica los escollos a superar y todo te será mucho más fácil en el día a día
  2. No seas demasiado estricto contigo mismo… Eres un gran profesional, por supuesto… pero NO eres perfecto… no intentes abarcarlo todo. Delega, pide ayuda o consejo.
  3. Evita las personas negativas, las personas tóxicas, corrosivas o inflamables… con ellos relación puramente laboral… eso sí… ¡con los buenos compañeros bien merece la pena compartir un buen café!
  4. ¿Qué tal duermes? Intenta descansar más… muchas veces la irritabilidad y pérdida de paciencia están intrínsecamente ligadas a nuestras horas de sueño